NOTICIAS

28 abriles no son primavera


En Temblores Ong llevamos 5 años documentando la violencia policial, y visibilizando diversas prácticas sistemáticas de violaciones de derechos humanos por parte de la fuerza pública que nos llevan a exigir una reforma estructural a la Policía.


Hoy, 28 de abril no es primavera, pues recordamos que hace un año, en el Paro Nacional, vivimos una de las movilizaciones más grandes de nuestra historia reciente. La gente salió a las calles -en medio de una crisis sanitaria- a reclamar sus derechos y a exigir acciones concretas contra la desigualdad. La ciudadanía ejerció su derecho constitucional a manifestarse y las calles se convirtieron en el escenario de múltiples violaciones de los derechos humanos.


Desde nuestra plataforma GRITA registramos cifras aterradoras; por varios días no cesaron las denuncias, los videos explícitos, los asesinatos, los falsos positivos judiciales, ni la violencia. Finalmente, con mucha pena desde el 3 de mayo tuvimos que aconsejarle a la ciudadanía que se resguardara en sus casas, pues la violencia por parte de la fuerza pública se había convertido en una cotidianidad y era aconsejable resguardarse para proteger nuestra vida, pues no había garantías para protestar.


28 abriles no son primavera:


  1. Porque a la vez que se vivió un estallido social sin precedentes, se vivió también una represión nunca antes vista por parte de la Policía Nacional y el Esmad.

  2. Porque las mujeres fuimos víctimas de violencia sexual y violencia basada en género en el marco de las movilizaciones

  3. Porque las personas racializadas fueron perfiladas, perseguidas y violentadas.

  4. Porque aún recordamos cuando, aquel 28 de abril, la Policía Nacional le disparó por la espalda al menor de edad Marcelo Agredo ocasionándole la muerte.

  5. Porque aún recordamos cuando llegaba la noche y el terror y la zozobra se apoderaban de las calles mientras escuchábamos los bombazos de la nueva arma Venom del Esmad.

  6. Porque aún recordamos cuando aterrizaron en portales de Transmilenio los helicópteros de la Policía cargados de armamentos y que a la vez, estos fueron utilizados como centros de retención y tortura.

  7. Porque aún recordamos que Santiago Murillo fue asesinado por la Policía cuando volvía de la casa de su novia, y hoy sigue en impunidad su caso.

  8. Porque aún recordamos que hace un año tuvimos que pedirle a la ciudadanía que se abstuviera de salir a protestar en la noche ya que no había garantías para la vida.

  9. Porque aún recordamos ese 3 de mayo cuando en una operación conjunta entre Policía, ESMAD y Goes, murieron al menos tres personas en la glorieta de Siloé en Cali.

  10. Porque aún recordamos las imágenes de Lucas Villa bailando en la movilización en la que posteriormente iba a ser asesinado por sicarios en Pereira.

  11. Porque aún recordamos las imágenes de civiles disparándole a la Minga Indígena en Cali mientras la Policía miraba y no hacía nada al respecto.

  12. Porque aún recordamos a las personas asesinadas en el Paro Nacional.

  13. Porque aún recordamos a quienes perdieron sus ojos debido al accionar violento del ESMAD.

  14. Porque aún recordamos cómo los y las defensoras de DDHH y la prensa alternativa fueron señalados de terrorismo por cumplir con sus labores.

  15. Porque nadie debe morir ni perder un ojo por salir a exigir transformaciones sociales que necesita el país.

  16. Porque para el día de hoy, la Policía Nacional no ha sido capaz de pedir disculpas públicamente por las violaciones de DDHH cometidas en el Paro Nacional.

  17. Porque hasta el día de hoy no ha habido justicia.

  18. Porque no ha habido reparación, ni garantías de no repetición.

En el marco del Paro Nacional hubo 5340 casos de violencia policial, 40 casos violencia homicida, 35 casos de violencia sexual, 103 casos de violencias oculares cometidos presuntamente por la Fuerza Pública, y 0 fallos condenatorios al día de hoy.


Desde Temblores ONG queremos conmemorar a todas las víctimas y agradecer a la ciudadanía que marchó y participó de alguna manera de este clamor colectivo. Desde sus casas con cacerolas o gestionando una olla comunitaria. También, hacemos un llamado al Estado para que garantice los derechos humanos de toda la población que decida manifestarse, y le exigimos que se realice una investigación minuciosa para que las personas responsables sean judicializadas.


Exigimos justicia, reparación y garantías de no repetición por las violaciones de DDHH del Paro Nacional.


Por nuestras muertas y muertos NI UN MINUTO DE SILENCIO.


49 visualizaciones0 comentarios
circulo-amarillo.png